miércoles, 28 de diciembre de 2011

Proceso de Limpieza y Lijado del Chasis

Me he dado cuenta de que en el proceso de restauración de la moto no he avanzado demasiado pero que en contaros como se ha ido haciendo tampoco. Cosas del directo como dirían.

La parte fundamental del trabajo en la Chapa se realizó entre Abril-Mayo y Septiembre del 2010. Esa parte fundamental ha sido el desmontaje y lijado del chasis, depósito de gasolina, guardabarros...

Todo este proceso ha sido manual, no se ha usado proyección de chorro de arena ni nada por el estilo. Para eliminar el oxido y la pintura se ha usado tanto papel de lija (de diversos granos) como la lijadora manual. Para las zonas en peor estado o con vestigios de podridos en la chapa, se ha usado el Cepillo Metálico acoplado en el taladro (a bajas velocidades para no dañar la chapa).

Con todo esto ya sabemos el estado real de nuestro chasis. Hemos comprobado que esta muy sano, que no habrá que cortar ni reemplazar ningún elemento y que con diversos productos los pequeños podridos de la chapa se tratan y se tapan.

Respecto a los demás elementos de la moto que necesitan de este proceso, paso a comentar. Las ruedas presentaban un aspecto lamentable (recordaremos que la moto estuvo años en un descampado con lo que ello conlleva). Al quitarle el neumático descubrimos que tenían oxido e incluso rugosidades propias de que comenzaba a pudrirse la chapa. Tras valorar si se restauraban o no, se pensó que ya bastante elementos había que sustituir por nuevos así que se lijaron bien, se aplico un tratamiento contra el oxido y se imprimaron.

Con esto de abandona el proceso durante una temporada coincidiendo con el verano, que si bien algunos utilizan para adelantar, yo me voy a la playa.

Proximamente más

martes, 8 de marzo de 2011

Empezando a Desmontar el motor.

Pues una vez limpio (externamente) el motor, procedemos a ejecutar la idea inicial (he dado tantas vueltas) que no era otra que abrir el susodicho entero y cambiar todo lo cambiable (retenes, juntas, rodamientos...). Para empezar hubo que quitar la Culata para poder retirar el Cilindro. Le quitamos el Colector del Escape también y procedemos a una primera limpieza con gasolina y pincel.



Después con la Dremel le pasamos el cepillito metálico (sin pasarnos y empezar a tocar el metal) y obtenemos esto. Obviamente yo me he colado limpiando y he aumentado la cámara de combustión al limpiar tanto la culata, pero bueno, son cosas que pasan y que uno peca de inexperto.



Después de Esto, me lie un poco con el Motor y no fotografié mucho, pero llego un momento que lo aparque totalmente para liarme con el chasis para su lijado y tratamiento inicial.

Pobrecito, guardado en su soporte durante meses hasta que el Día de los Santos Inocentes (28-12) fue cuando ya le di el empujón definitivo.

Terminando la Limpieza del Motor

Y ahora despues de limpiarlo. Harto de la Gasolina pense que si uso la Vaporetta (sustraida ilegalmente a mi madre) para limpiarla saldria todo bien. Afortunadamente estaba en lo cierto y en 15 min. lo deje casi niquelado.






lunes, 7 de marzo de 2011

Completando el Despiece.

Pues en Marzo de 2010. Una vez ya Desmontado todo lo necesario de la moto, procedimos a la pequeña limpieza del motor.
Para cambiar el refranero Español, diremos que en lugar de tienes más mierda que el palo de un gallinero, tendriamos que decir: "Tienes más mierda que el Motor de una Vespa".
Y todo esto con la mitad de las herramientas ya que me habia pillado en plena mudanza y con un frio que hacia ese marzo. Simplemente con un poco de Gasolina, una brocha y muchas pasadas, fuimos quitando parte de esa costra grasienta. Eso si, cada dos por tres a limpiar la brocha y cambiar la gasolina que con el simple contacto con el motor ya se ponia negra.

martes, 1 de marzo de 2011

Vuelta al curro.


La verdad, es que los que me conocéis, ya sabéis que muchas veces me vengo abajo (por no decir que abandono) algunos proyectos. No ha sido así con "La Cafetera". Ha pasado que entre trabajos, mudanzas y veinte mil acontecimientos que no vienen al caso deje de darle cuenta a la comunidad cibernética de como va la pequeña.

Como ya los tenia publicados en el Foro del Vespa Club Sevilla, no me va quedando más remedio que coger y "copia pega" y actualizar el blog.

Pues sin más dilación, empecemos.

07-03-10

Recoger la moto ya fue una odisea. Furgoneta con la Dirección Asistida tocada, una carretera medio hundida, un móvil que no tiene cobertura... Pero al fin la cargamos en Algarinejo y tras un breve chorreón de agua a presión en la calle este fue el resultado.

martes, 13 de abril de 2010

03-Ya esta bien de Intrigas y Esperas.

Pues eso, que ya esta bien de tanta literatura barata (más barata imposible ya que encima de no pagarme nadie pago yo, je je). Nos metemos en faena y comenzamos a ilustrar (sobre todo gráficamente) el proceso de Vuelta a la vida de mi pequeña, recientemente bautizada como "La Cafetera".

Si señores, mi Vespa 50 (modelo raro) que me he propuesto resucitar y poner en circulación nuevamente y sin más dilación, aquí os la presento.

Ha sido el regalo (coincidente con mi cumpleaños) de una compañera de Trabajo. Para muchos es solo un trozo de hierro viejo y oxidado, pero para mi es una obra de arte que simplemente hay que "adecentar".

Es de 1969 y su salida al mercado supuso toda una revolución, ya que con el cambio de normativa en Italia, toda motocicleta superior a 50 cc necesitaba matriculación y carnet de conducir, por eso se inventa este modelo que en España al no tener pedales practicables se consideraba motocicleta en lugar de ciclomotor.

Estas instantáneas fueron tomadas en el lugar de su retiro, Algarinejo, donde ha estado varada durante unos cuantos años en medio del campo, pero eso y como acaba en la cochera es otra historia.


martes, 2 de marzo de 2010

Fauna Sobre Ruedas Volumen Tres

Para Terminar esta sección, por lo menos hasta donde nos compete actualmente, como no, queda hablar de los ROCKERS, los primitivos y no las variaciones de esa tribu urbana.

Los Rockers son miembros de un subcultura que nació en el Reino Unido en la década de los 60. No hay que confundir a los Rockers con otros grupos que comparten similitudes, como Rockabillies, Psychobillies, o los Teddy Boys.

Tras la Segunda Guerra Mundial, con el desarrollo industrial británico que origina una notable recuperación económica traducida en una mejora de las vías de comunicación y la pujanza de una industria motociclística autóctona representada por casas tan emblemáticas como Norton o Triumph, los chicos aficionados a las motocicletas comienzan crear grupos con nexos comunes que desembocarían en el nacimiento de los Rockers. Éstos se caracterizan por su gusto por la música Rock and Roll norteamericana cuyos exponentes más significativos eran Elvis, Chuck Berry, Eddy Cochran, Bo Diddley o Gene Vincent. También es capital su gusto por las motocicletas británicas Triumph y Norton típicamente o las conocidas como Triton (una combinación del célebre chasis Norton Featherbed y los ágiles y potentes motores Triumph bicilíndricos en línea. Sus motocicletas era transformadas para adoptar un aspecto más racing, con semi manillares, motores con cilindros rectificados, depósitos grandes de competición, escapes recortados, mandos atrasados, colines de competición y eliminación de todo componente superflúo que pudiera entorpecer la conducción o añadir peso innecesario al conjunto.

Los Rockers se reunían con sus motocicletas en cafeterías de carretera, conocidas como Caffs, y cuyo exponente máximo era el Ace Cafe a las afueras de la City (London). Los Rockes auténticos no tomaban drogas y generalmente no bebían en exceso, cosas que podrían dificultar su conducción deportiva. Típicas era también las carreras entre cafeterías, conocidas como Cafe Races. Las motocicletas preparadas para correr en estas peculiares carreras urbanas eran conocidas como Cafe Racers.

El estilo y vestimenta de los Rockers eran también singulares, nacido de las propias necesidades de su estilo de vida. Vestían chaquetas de cuero negro muy pesadas tachonadas y con parches, así como pantalones de cuero ajustados, botas negras de caña alta y calcetas blancas largas por encima de las botas. Todos ellos portaban cascos Davida, o similares, con vistosas bufandas blancas de seda al cuello y gafas de aviador.

De sobra es conocida la rivalidad existente entre los Rockers y los Mods, acrecentada por los medios de comunicación en ocasiones de forma exagerada o torticera. No obstante, era evidente que sus diferencias de estilo, tanto a nivel musical, vestimenta o pasión por tipos de moto diferentes procurarían no pocos roces entre ambos grupos en el pico de su popularidad.

Con el paso del tiempo, ya en los setenta, el movimiento Rocker fue perdiendo peso entre las tribus urbanas, hasta vivir un renacimiento a finales de la década, gracias al trabajo de unos pocos y nostálgicos Rockers de la vieja guardia, tales como Len Paterson y los Chelsea Bridge Boys. De una manera u otra, el espíritu auténtico y transgresor de estos modernos caballeros de la carretera sigue vivo en el ánimo de muchos aficionados, que siguen vistiendo a la vieja usanza y buscando esas olvidadas cafe racers en los garajes de sus abuelos. Y qué siga así mucho tiempo.

video